#1 EN TU CIUDAD

Platiqué antier con un empresario que tiene un negocio de grúas. El hack que utilizó para convertirse en el #1 de su ciudad fue extremadamente simple: comprar anuncios en Google.

Yo sé que no es tu caso porque eres una persona curiosa y te insertas con buen ánimo en las nuevas tecnologías que te pueden dar posición de ventaja, pero es mi deber informarte que estamos en el año 2022 y muchísimos emprendedores siguen pagando métodos anticuados como publicidad en la revista local impresa y cosas así.

Mi amigo es mecánico. Él no configura nada en la plataforma de Google Ads. Pidió a las chicas que administran sus redes sociales que lo hicieran. No sabían. Le ofrecieron mejor anuncios en Instagram. Él insistió en su visión. Y esa necedad es lo que hoy en día más ha impulsado su negocio.

Nota filosófica: si tú sabes lo que necesitas, no dejes que alguien que no tiene tu mismo nivel de carne en el asador/skin in the game trate de convencerte de ir por otra avenida. Cada quien empuja usualmente primero lo que le conviene a sí mismo. Casi nadie está pensando en los procesos que te convienen al máximo a ti. That’s your job. Ese es tu trabajo constante.

Lo siguiente no es exageración: Google paga miles y miles de millones de dólares anuales a Apple en un acuerdo exclusivo que ambas han tenido por años por el derecho a ser el mecanismo de búsqueda predeterminado en Safari, iPhone, Mac y etcétera. ¿Y Android? Bueno, Google lo compró por algo. A lo que voy es que toda la humanidad viviente anda como loca haciendo consultas diarias mayoritariamente en alguno de estos dos sistemas operativos. Absolutamente nadie más tiene este nivel de penetración para llegar a un mercado hambriento de soluciones prácticas y rápidas. No one, baby.

No dejes que un chavito entusiasta del marketing digital intente convencerte que es mejor una campaña en instagram para vender tus servicios dentales, por ejemplo. Cada quien va a querer ofrecerte aquello que domina, con lo que se siente cómodo. La razón por la que te quieren empujar típicamente este tipo de ideas es porque la interfaz para poner anuncios en redes sociales es mucho más amigable que la de Google, la cual tiene una curva de aprendizaje empinada, por decirlo amablemente.

No estoy diciendo que tu anuncio con fotito en Twitter o LinkedIn no va a funcionar. Por algo son los monstruos que son. Te estoy diciendo que ni tú ni yo vamos a guardar el contacto de un anuncio random de servicio dental o de grúas que nos aparece mientras estamos viendo videos divertidos o leyendo los chismes de nuestros amigos.

Si aquello con lo que pones pan en la mesa entra en la categoría de ser una solución práctica en la que los clientes requieren pagar al momento, te conviene más pensar en anuncios de Google. Velo así: quien hace la búsqueda específica de una grúa o un dentista, muy seguramente ya tiene una altísima intención de compra, a diferencia del que se topa con tu videito patrocinado bien bonito en TikTok pero no está para nada interesado en este momento en lo que ofreces.

Te conviene simplemente entender a nivel conceptual este modelo y pedir ayuda a tu equipo para que lo ejecuten.

Tienes poco presupuesto de marketing. Y poco tiempo para hacer que las cosas funcionen con tu emprendimiento. No vivas a expensas de las tendencias que alguien intenta meter en tu garganta. No necesitas diseñar desde hoy «tu presencia en el metaverso para ganar posicionamiento», ni usar el nuevo filtro para hacer más divertidos tus ads en la que sea la red social de moda. Google —a pesar de ser un abuelo en la industria tecnológica— es una apuesta fuerte. Deja de ver esto de meterle billetes como algo exótico y sumérgete con confianza a este tipo de ejecución. Además, por favor, sabes perfectamente que has perdido más en esas soluciones de marketing de la vieja escuela que has usado.

Mi amigo Nico Maslo —experto en esta área— dice que el marketing digital no existe, que sólo existe el marketing. Estoy de acuerdo. Tal vez hoy no piensas en ti como un usuario de alta tecnología, pero eso es lo que eres al estar leyendo mis ideas en este formato. Cambia tu narrativa interna. Suelta el peso de cargar con sistemas obsoletos que ya pasaron a la historia.

Espero de corazón que pronto te vuelvas el #1 de tu ciudad.

Ecuanimidad. Enfoque. Largo plazo.

Sé audaz. Y selo ahora.

—A.