ALS: ACTITUD LABORAL SUPERIOR

image

Aarón Benítez Enero 2015

¿Tienes ALS? Actitud Laboral Superior. Ser popular con todo el mundo en la empresa en el sentido positivo es un buen indicador de que no estás innovando en nada, que no estás moviendo a nadie fuera de su zona de confort, que no estás haciendo suficiente ruido para encabronar a un superior o a un colega. Que nadie te moleste con preguntas en la oficina todo el tiempo es un buen indicador de que no te ven como una fuente de ideas, inspiración u orientación en tu área de especialización. Si tu jefe o superior no te da un atisbo mínimo de que grandes cosas vienen para ti en el futuro próximo, es porque no vienen grandes cosas para ti en el futuro próximo. Cuando van a ocurrir movimientos, cuando las cosas van a mejorar para alguien en la compañía, radio pasillo siempre —siempre— hace su trabajo con antelación y tú lo sabes: tu nombre está siendo considerado, se habla de un aumento, una promoción, tu nombre salió en una junta donde no se suponía que saldría, los jefes te invitaron a una comida a la que usualmente no te invitan. La gloria —como el gran fracaso— envía una avanzada para los que la saben leer. Si crees que nadie está notando las cosas buenas que estás haciendo, estás equivocado. Pero si tienes la actitud infantil de esperar un diploma y una palmada en la espalda cada vez que salves el día, eso muy raramente ocurre en el estresante entorno de una empresa en crecimiento. Y si reclamas al mundo porque no celebra tu eficiencia y tu buena actitud, eso —eso— es lo que el mundo verá: tu actitud infantil y tu poca paciencia para esperar la cosecha de tu trabajo. Las personas en posiciones superiores a ti están ahí porque se han comportado de forma superior durante un largo periodo sostenido. Si los observas y logras entender por qué han subido de nivel, vas en buena ruta hacia allá. Si los observas y sólo encuentras críticas, aún no tienes la capacidad de desmenuzar los detalles que —si los copiaras— te pondrían en una situación de ventaja. Nadie te observa y te relajas y te comportas en modo de bajo desempeño: ese es el verdadero tú. No te engañes. Eres lo que piensas, haces y dices cuando nadie te está viendo en tu cubículo. Y la gente encima de la compañía sabe quién eres. Aunque no te vean. Por algo están ahí, encima. La ALS no viene con apretar un botón. Viene cuando nadie te la está pidiendo, viene cuando tu salario no es el mejor, viene cuando ya terminaste y puedes hacer más, viene cuando el pesimismo cunde y tú insistes en ver lo positivo, viene en esforzarte por ti como rutina, no ocasionalmente para agradar al jefe. Tus jefes no importan. Ellos seguirán ascendiendo pese a ti. Lo que importa es que tú puedas ascender por, con, sin y/o a pesar de ellos. Lo que importa es tener activada la ALS todo el tiempo. ◆

image

Aarón Benítez es co-fundador de VERSE Technology y autor de libros para #hackearlavida y ser PADs, Personas de Alto Desempeño | @aaronbenitez_