ABUNDANCIA ES ABUNDANCIA

La gente se equivoca y piensa que esto significa "un poquito más".

“Abundancia" está en mi diccionario de amor-odio personal al lado de "emprendimiento", conceptos claros que abrazamos fácilmente pero ejecutamos pobremente.

Jeff Bezos —el hombre más rico del mundo al momento de escribir estas líneas— dio un discurso donde explicó que lo que está haciendo con Blue Origin —su empresa espacial— es para permitir que una población de billones de humanos (trillions, en inglés) vivan en otras partes del universo. En su plática, nos pide entender que con esas nuevas cantidades de humanos generaríamos "mil Mozarts, mil Einsteins". Eso captó mi atención. No había imaginado un mundo con mil músicos o físicos prodigios en la línea de estos dos. Generalmente nos preguntamos dónde está el próximo Mozart o quién es el Einstein de nuestra generación, pero hasta ahí. Esto es pensamiento limitado y limitante. Multimillonarios como Bezos no piensan de uno en uno ni en términos incrementales. Lo hacen en términos macros. Miles. Millones.

No estoy diciendo que todos debamos pensar así. Lo que quiero ilustrar es que cuando nos dicen que debemos enfocarnos en la abundancia, ese es el tipo de mentalidad que deberíamos cultivar, no tener una abundancia de cinco mil dólares al mes, por muy buena que nos resultaría esa cantidad extra.

A lo que quiero llegar con esto es a lo del principio: que nos emocionamos con estos conceptos pero no los ejecutamos bien. Peter Diamandis propone ejercicios como el siguiente:

  1. si estás en un restaurante

  2. y dos platillos se te antojan,

  3. ordena ambos

  4. y deja de perder tiempo

  5. preocupándote por si te los vas a comer completos.

Esto es entrenamiento para estar abrazando más. Esto es entrenamiento genuino para la abundancia. Hacer esto se siente raro pero después de un rato te acostumbras. Lo más importante no es dominarlo sino trasladarlo a otras áreas: contrata a esos dos candidatos, aplica a ambos proyectos, lanza esas ideas simultáneas. Claro que todo tiene un precio y si eres una mente desenfocada y sin las habilidades técnicas y gerenciales necesarias las cosas se tambalearán mucho en el mejor de los casos y en el peor te aplastarán. Pero así es esto. Si no quieres jugar así, es válido pero no te engañes con tu mantra de "mentalidad de abundancia" cuando la abundancia realmente te da miedo. Abundancia es abundancia, no significa "un poquito más".

Casi todo el mundo al que le he sugerido esto de pedir los dos o tres platillos que se les antojan en el restaurante se mofan de la idea y la ven como una cuestión exagerada, exótica, pero al mismo tiempo dicen que quieren emprender con éxito internacional y que buscan la abundancia en sus vidas. No tiene sentido. Si decisiones gastronómicas pequeñas y tontas como ésta te resultan difíciles de procesar, bueno, he ahí una métrica del duro camino que tienes por delante para acceder a lo que en realidad significa la abundancia genuina y el emprendimiento real.

—A.


Incrementa tu dinero y productividad con el megacombo digital de PADs School.


¿Qué opinas?

  • ¿Cómo atraes la abundancia a tu vida?

  • ¿Estás seguro o segura que no le tienes miedo?

Reflexiona. Ponte filosófico. Miles de PADs leeremos con gusto tus notas aquí en los comentarios 👇🏻