GENERA ENVIDIA PROFESIONAL

Ten una audiencia que te apoye en todo sentido.

Ayer comencé a platicar contigo sobre cómo ganar USD$500 adicionales al mes. Aquí puedes leer el artículo.

Ahora vámonos directo a algunos de los pasos que tienes que ejecutar para conseguir una audiencia que te respalde en todos los sentidos —intelectual, emocional, profesional, económico, personal. Una audiencia que te respalde en todos los sentidos es algo que pocos profesionales tienen, así que al conseguirla, automáticamente despertarás envidias.


Comienza a compartir notas personales y profesionales.

Uno de los principales errores que noto cuando algún profesional decide lanzar su marca personal en internet es que lo hacen de una manera muy limpia, muy cuidada, demasiado diseñada para no quedar mal, para no molestar a nadie y para no recibir ninguna crítica. Cuando te comportas así, la realidad es que sería lo mismo que no hicieras nada en línea porque sólo te estás desgastando, no verás ningún tipo de tracción significativa. Para conectar genuinamente con la gente, necesitas ser vulnerable. Muchos te van a decir que requieres desarrollar “una voz propia”. Lo que eso significa es que relates tus errores, aprendizajes, ideas y visión como lo harías en un café con gente con la que te entusiasma reunirte. Esa es tu voz. No te quiebres la cabeza persiguiendo el fantasma de alguna voz que quieras inventarte para lucir profesional. No será sostenible.

A lo largo de los años he platicado contigo sobre mis miedos, frustraciones y las tonterías que he cometido en mis trabajos, en mi vida y en mis empresas. He dado mi opinión controversial en muchos temas de tecnología, futuro, política, negocios, parenting, filosofía, libros y etcétera. Si llevas tiempo leyéndome, conoces muchos de estos detalles. El exponerme en esta modalidad facilita a la audiencia pintar una imagen mental precisa de mí a la cual pueden recurrir cuando me convierto en un punto de referencia para ellos en algún área. ¿Cuándo fue la última vez que en una reunión con tus amigos hablaste con entusiasmo del contenido de una página estilo “Emprendedores Millonarios”? ¿Cuándo fue la última vez que en una reunión hablaste con entusiasmo sobre tal o cual persona que sigues en redes sociales? Q.E.D.


Comienza a construir una audiencia.

Genial. Estás decidido a exponerte, a ser vulnerable, a publicar anécdotas, opiniones y recomendaciones sabiendo que esto causará algunas olas entre la gente que te conoce. Ese ruido de sorpresa-queja que escucharás de ellos sólo dura unas semanas. Después comienzan a ignorarte generalmente. Ahora bien, pon atención a esto: enfocarte en construir tu audiencia no es lo mismo que publicar contenido. Es como pensar que lanzar baldes de agua a diestra y siniestra fuera lo mismo que combatir efectivamente un incendio.

Debes ser constante. Si ya estás en esto, deja la mentalidad de la vieja guardia de ver esto de las redes sociales como una distracción, como algo que no es serio. Esto es tu reputación. Esto es importante. Si tratas a las redes sociales de forma tangencial, obtendrás resultados tangenciales. No puedes crear una audiencia publicando una vez a la semana en tus ratos libres.

El otro punto importante para construir una audiencia es que debes de decidir en dónde lo quieres hacer. Intentar construir una audiencia al mismo tiempo en Tik Tok, Twitter, YouTube, Instagram, LinkedIn y Facebook es prueba perfecta de que no entiendes todavía el juego: no puedes ser bueno en todos los deportes, cada uno requiere complexión física, entrenamiento y habilidades diferentes. Yo comencé con Facebook y con los años algunos de mis usuarios han decidido acompañarme en otras plataforma, pero me mantuve enfocado en ese sentido y aquí está el resultado palpable: te das el tiempo a diario para leer mis notas cuando podrías ocupar estos minutos para algo más. Eres parte de mi audiencia.


Comienza a agregar valor desmedido a esa audiencia.

A lo largo de una década, he explicado a mis lectores cómo subir de nivel en la empresa en que trabajan, qué libros leer para emprender en modo clase mundial, cómo negociar con un colaborador, qué considerar y qué dejar fuera para optimizar tu tiempo, cómo y a dónde hacer viajes internacionales, a cuáles tendencias tecnológicas deben poner atención y por qué, etcétera. Me he esforzado en ser de utilidad a la gente que decide en el inicio invertir tiempo y atención en mi contenido. La forma en que hago esto es analizando qué temas son hoy fáciles de abordar para mí pero que no siempre fue así. Me veo más como un maestro impartiendo una especie de lección principalmente con palabras a la distancia —y ocasionalmente algún otro medio como videos y podcasts.

Si tu ego te domina y buscas más el hecho de ser reconocido, aplaudido y abrazado que en aportar notas de bastante utilidad a tus usuarios, no avanzarás mucho, a menos que seas guapo estilo Brad Pitt. Deja de publicar tus selfies. Sí, eres todo un galán, pero mejor sé seguro de ti mismo. Deja de presumir tus diplomas. Sí, eres inteligente, pero mejor sé seguro de ti mismo. Las fotos de tus vacaciones, tu nuevo auto o outfit no te ayudan mucho a crear una gran marca personal si eres ingeniero, médico, contador o parte de alguna otra profesión dura en ese estilo. El truco para que tu audiencia se mantenga fiel y enganchada es que los alimentes fuertemente con aquello que les dé resultados espectaculares en la vida diaria.

Sé que estás pensando algo así como “pero yo no tengo hacks como tú, Aarón, yo no sé qué decirle a la audiencia”. Claro que tienes hacks, notas, recomendaciones y demás, simplemente que no los estás llamando así. Piensas que es conocimiento básico, que todo el mundo sabe lo que tú sabes, que no vale la pena compartirlo. Velo de esta forma: si tienes un trabajo donde has conseguido buenos resultados con el tiempo, o llevas años emprendiendo, o conseguiste una beca internacional para tu maestría o sabes construir casas de madera, tienes muchísimo que explicar a todos aquellos que no han conseguido jamás buenos resultados en su trabajo, que llevan apenas unos días emprendiendo, que no han podido ganar un apoyo para vivir en otro país y que no saben nada de carpintería o construcción.

Sé útil. Sirve a los demás.


Comienza a empujar a los miembros más destacados de tu audiencia a nuevos niveles.

Recuerdo una chica que respondía mis mensajes y aceptaba mis invitaciones al cine. Un día, la llamé temprano y la invité a que me alcanzara en ese momento en la estación de autobuses para irnos a una ciudad cercana con la simple propuesta de tontear juntos en otras coordenadas.

Se rió de mi idea y me informo que estaba loco. Esto auguró muy bien lo que sucedió: jamás tuvimos un tórrido romance en realidad.

Siempre he sido así: me gusta empujarme bastante a hacer cosas nuevas todo el tiempo y por eso busco empujar a la gente a mi alrededor a lo mismo.

Hagamos nuevas empresas.

Lancemos nuevas ideas.

Escribamos libros juntos.

Vamos a dar un curso de este tema que nos fascina.

Reunámonos en algún hotel en fin de semana para platicar.

Esta nota es con la que consolidas todo el trabajo de los puntos anteriores: pide cosas a tu audiencia. Diles que quieres que te acompañen con tal idea, que te envíen notas de tal tema, que asistan a un curso determinado, que lean tal libro, que te escriban sus comentarios, etcétera. Empujar es empujarnos.

No sé tú, pero me fascina que alguien que me agrega valor desmedido a diario me invite a hacer cosas con él. Si ya me beneficio a la distancia, imagino siempre a dónde nos puede llevar la posibilidad de acércanos más.

No toda tu audiencia subirá contigo a esos niveles.

Pero los que sí lo hagan, se habrán hecho notar de forma perfecta como parte de tu tribu.

Pero de esto, de la tribu, hablamos mañana. ¿Va?

—A.


Incrementa tu dinero y productividad con el megacombo digital de PADs School.


¿Qué opinas?

  • ¿Tienes ejemplo de influencers técnicos que agreguen valor desmedido a su audiencia? ¿Ya comenzaste a construir la tuya?

Reflexiona. Ponte filosófico. Miles de PADs leeremos con gusto tus notas. Comenta aquí 👇🏻