SALTO DE LA MUERTE: EMPLEADO A EMPRENDEDOR

Cómo dar pasos para moverte hacia tu sueño.

Es extremadamente complicado.

Nadie te dice que al pasar de empleado a emprendedor lo que realmente estás haciendo es pagar con tu liquidación o ahorros una escuela de negocios con cursos acelerados de la vida real. Esto extremadamente complicado. Aquí algunos hacks a tener en cuenta.


Necesitas poner pan en la mesa a diario.

El primero es que no necesitas el noventa y nueve por ciento de las cosas que piensas que son necesarias para lanzar tu idea. Ni rentar esa oficina, ni comprar ese auto, ni ponerle el logotipo de la empresa que te acabas de inventar, ni siquiera requieres las impresionantes tarjetas de presentación que ya tenías en mente con tu nuevo cargo de Director General. En serio que no. Es ego. Tú sé minimalista.

Necesitas poner pan en la mesa a diario como loco, con obsesión. Aquí el problema viene cuando igualamos en nuestra mente el concepto de emprender con el de pasión. No hagas eso de entrada. Es de novatos. Es válido desear que aquello que nos encanta nos ponga recursos en la cuenta bancaria, pero en esta etapa en la que estás comenzando tienes que ser extremadamente pragmático.

Repite esto veinte veces a gritos: tienes que ser extremadamente pragmático.

Si te fascina pintar al óleo y estás aprovechando el despido reciente de la empresa en la que estuviste trabajando durante años ahogado en hojas de cálculo para construir ahora tu galería chic y mostrar tus obras al mundo, bien, eso suena bien, pero entiende que todas las cosas tardan en despegar y que esos tipos a los que ves en Instagram y los que escuchas en YouTube y a los que lees en sus blogs y te dicen que hacen lo que aman y que con ello obtienen millones, no lo dudes, pero entiende que el recorrido para llegar a ello no es lineal sino caótico.

Piénsalo así: has trabajado, no sé, cinco, diez, quince años en una empresa en la que te entrenaste en muchas cosas excepto en tu pasión. Ahora renuncias o te despiden y sales al mundo y quieres vivir de esa pasión en la que no estás entrenado en realidad. Es como vivir treinta años en modo sedentario y querer correr bien un maratón de un día para el otro. No funciona así.

Di clases de inglés durante varios años en una compañía y luego me ascendieron a un puesto gerencial. Posteriormente me ofrecieron una posición ejecutiva y desde ese pináculo renuncié. Lo hice para lanzar escuelas de inglés con mis ideas. Y luego resultó que al fundarlas tenía que dar muchas clases de inglés, situación que detesté porque hacía tiempo había dejado profesionalmente el asunto atrás e irónicamente ahora en mi propia organización tenía que regresar a ello. Pero tuve que ser pragmático: la gente me conocía por inglés y cuando me veían sólo podían pensar en “el teacher Aarón”. No podía contratar en el inicio a tantos maestros como hubiese querido así que tuve que aceptar el hecho de dar clases durante un par de años para arrancar con mi aventura en los negocios.

Te lo repito: tienes que hacer cosas que no te van a encantar con tal de poner pan en la mesa y tienes que entender que sí, vas a poder dedicarte en algún punto a tu pasión ahora que eres dueño de tu tiempo, pero de nada te servirá tener tiempo si tu atención y estrés está en la falta de recursos para llevar comida a casa. Domina esto primero y luego con todos los cimientos del mundo, trabaja en esa pasión que arrastra a tu corazón.


Hacer cosas tediosas y resolver problemas aburridos.

Hoy doy cursos y coaching sobre tecnología, marketing, futuro, innovación y temas así que me fascinan. Hoy, diez años después de haber renunciado a mi empleo. Pero si hubiese insistido en el inicio en que alguien comprase mis productos y servicios en estos temas en los que no tenía validación de ningún tipo, tal vez tú y los demás miles de lectores que andan aquí a diario no estarían leyendo esto ni yo escribiéndolo. Como emprendedor, en el principio debes moverte incluso haciendo cosas que no sean tu hit, que no te vuelvan loco, siempre teniendo en cuenta que es un paso temporal, estratégico, en lo que resuelves la parte financiera para luego avanzar hacia aquello que hace brincar a tu espíritu.

Nadie te ha dicho esto de una forma cruda, aquí va: ser emprendedor es hacer cosas tediosas y resolver problemas aburridos el noventa y nueve por ciento del tiempo. El glamour que ves en revistas e internet es sólo el porcentaje restante.


Lo que tienes que poner al servicio del mercado.

Hazte las siguientes preguntas:

¿Qué es aquello que puedes comprar y luego revender rápido con ganancias? Revender. Rápido. Con ganancias. Todo junto. Deja de pensar que la gente compra siempre las cosas más baratas. Si así fuera, la economía como ciencia no existiría porque el comportamiento de todos sería siempre racional y no es así.

¿Cuáles son esas dos o tres habilidades principales con las cuales te describirían tus ex-jefes o colegas cercanos, aquello por lo que en teoría te pagaban un salario? Eso es exactamente de entrada lo que tienes que poner al servicio del mercado de manera inmediata al renunciar o ser despedido. Si te dedicabas a diseñar submarinos nucleares y ya no quieres estar en ese mundo por favorecer tu idea de la galería de arte, permítete generar mayor capital con un sitio web que anuncie en inglés tu consultoría del tema —haciendo a un lado aquellos puntos finos de propiedad intelectual que no puedas compartir porque pertenecen a la empresa en la que ya no estás. Y sobre este punto, deja de hacer tanto drama mental. Cuando renuncié, me llegaron rumores de ex-compañeros de trabajo que me decían que mis ex-jefes pensaban en denunciarme para que no pudiese yo abrir escuelas de inglés. Esto desde el inicio me resultó tonto. Si lo único que sabía hacer de forma profesional era dar clases de inglés, coordinar a maestros de inglés y certificar a gente en inglés, ¿cómo demonios me iba a decir un juez que ahora no podía dedicarme a eso? Más de una década después, sigo esperando que la ley me prohiba enseñar el idioma.

¿Qué es aquello que puedes acercar geográfica o emocionalmente a la gente para facilitar o hacer más bella su vida? Puede ser comida, artistas, ideas, plantas, servicios para el hogar, etcétera.


El alto perfil personal es lo de hoy.

Ten en cuenta que no sabes mucho realmente de ventas ni de marketing ni de negocios aunque hayas estado en una empresa que vendía mucho y tenía un marketing excelente y era reconocida por sus grandes negocios. No es lo mismo estar inserto en una inmensa infraestructura-maquinaria que ya se movía antes de tu existencia a tener que construirla desde cero. No lo es. No te engañes. Pon en verdadera perspectiva tu entendimiento de estas áreas críticas y no dejes de invertir en ello constantemente. Aquí la pregunta que debes hacerte a diario —sí, a diario— es cómo puedes hacerte más famoso.

A muchos profesionistas convertidos en emprendedores esto les causa un gran problema dado que todo su entrenamiento académico y laboral ha estado basado en la compartimentalización de sus vidas privadas y de trabajo. El orden en que han llevado las cosas hasta este momento les hace pensar que ahora como emprendedores lo pueden mantener y que pueden sobrevivir a través de una marca que nadie conoce y con la que nadie tiene genuino interés en conectar.

La gente siempre quiere conectar con la gente. Memoriza esto.

Primero ofréceles tu cara, tu voz, tus ideas, tu nombre. Taládralo hasta el fin del mundo, hasta el fin de los tiempos y deja que se acerquen. Ya que estén contigo, ya que te conozcan, ya que hayan consumido de ti, diles que estás al frente de algo llamado Consultoría Grupo XYZ, FloresPower Inc, Industrias Smart Technologies de México o lo que sea que te hayas inventado.

El alto perfil personal es lo de hoy. No te engañes.


Un mundo color rosa.

Te decía que esto de emprender con tus recursos es realmente el disfraz de una escuela acelerada de negocios de la vida real. Y tienes que aceptar ciertas verdades novedosas e incomodas que ninguno de tus amigos, compañeros o conocidos te habían dicho. No es que hayan olvidado mencionar todo esto en alguna de esas reuniones emotivas con cerveza donde hablaban de sus ideas para emprender. Es simplemente que al igual que tú, no saben realmente mucho de esto porque no han tenido que descifrarlo. Estar bajo el manto de un salario no es algo malo, el problema es creer que pasaremos de ahí directamente a un mundo color rosa donde podremos vivir fácil e instantáneamente de las ventas de aquello que sea nuestra pasión.

It takes time.

Primero pon pan en la mesa con aquello que el mercado te va a premiar rápido y desde ahí ve dando pasos para moverte hacia tu sueño.

Sé pragmático en este curso acelerado de negocios de la vida real que te estás pagando. Asegúrate que entren recursos a tu familia a diario. Ese es el músculo que debes desarrollar.

Te mando un abrazo. Te quiero. Adelante.

Sé que puedes.

Ahora entérate tú.

—A.


Incrementa tu dinero y productividad con el megacombo digital de PADs School.


¿Qué opinas?

  • ¿Habías considerado que emprender era una escuela de negocios disfrazada?

  • ¿Tienes ejemplos personales de gente que le haya ido bien/mal en esto?

Reflexiona. Ponte filosófico. Miles de PADs leeremos con gusto tus notas. Comenta aquí 👇🏻