diseño

AL OTRO LADO DEL ABURRIMIENTO

Nuestro smartphone es un casino andante. A nivel psicológico y antropológico, «revisar» nuestras notificaciones es exactamente lo mismo que jalar la manivela de la máquina tragamonedas: estamos buscando «tener suerte».

Claro que la suerte existe. Y puede ser que ganes en algún punto. Sigue jugando. Sigue apostando.

Pero al mismo tiempo, construye tu propia suerte. Empuja, moldea las cosas para fabricar la buena fortuna. Esto lo puedes hacer a nivel físico y a nivel digital.

A nivel físico —por ejemplo– puedes construir suerte con hacks sencillos. Analiza si al despertar lo primero que buscas es tu celular. Bien. Piensa que nuestras excusas oficiales para tener el dispositivo a un lado son muy buenas y nos engañamos con ellas: «es para poner la alarma, Aarón, si no, no despierto», «es por si hay una emergencia», cosas así. La realidad es que apenas abrimos los ojos, comenzamos a ingresar drama, ansiedad, miedo y envidia a nuestra alma porque dejamos que el equivalente de un chorro de agua de alta presión en modo digital nos ataque despiadadamente en el primer minuto de nuestro día en lugar de usarlo para meditar, agradecer, reflexionar, analizar, visualizar lo que vamos a hacer para ayudar y ayudarnos.

Intento ilustrar con este sencillo ejemplo que aunque tengamos toda la intención de construir suerte, no nos damos cuenta que nos estamos saboteando con mucho del comportamiento que cargamos a diario y que jamás retamos.

Para construir suerte en modo digital, necesitas suscribirte a newsletters fantásticas que se conviertan en el equivalente de una sorpresiva llamada telefónica de esa amiga a la distancia que admiras y que siempre te inspira, te comparte grandes ideas y te deja vibrando en alto al colgar. Encuentra a los creadores de estos mensajes, suscríbete a sus e-mails, síguelos por todas partes. Y aplica filtros para que sea lo primero que veas.

Una de las formas en que construyo suerte es muy extrema, pero me ha servido de manera increíble durante casi diez años: desactivar todas las notificaciones de todas las apps de mi iPhone. Soy usuario fuerte de redes sociales, recibo muchos e-mails, tengo mensajes que atender a diario y así, pero jamás escucharás que mi teléfono suene.

Mucha gente suda cuando les propongo esto.

Si algo te pone nervioso o altera tu visión del mundo y lo quieres ridiculizar, atacar, minimizar como primera reacción, mantente alerta a eso, pero pon mucha más atención a analizar las fibras sensibles que está tocando en ti. Encuentra nuevas respuestas sobre el núcleo de tu personalidad. Esto es lo que siempre nos hace crecer.

Confieso que sí hay algo que hace sonar mi teléfono y eso es una llamada de mi esposa. Si estás casado y con hijos, tú entiendes que este es el límite máximo del juego.

¿He perdido oportunidades geniales por no responder un WhatsApp en segundos?

¿He perdido oportunidades geniales por no revisar quién me dio like en alguna red social?

No. Al contrario. He ganado muchísimo tiempo para enfocarme creando contenido y teniendo conversaciones con PADs en todo el mundo. Nada interrumpe mi flow y puedo compartir aquí contigo y otros miles de lectores en muchos países mis ideas a diario. A través de más de una década he vaciado casi dos millones de palabras en contenido en internet que no podría haber hecho si dejo que las sugerencias de TikTok, algún mensajito de Facebook o un sonido de Gmail secuestren mi línea de pensamiento del momento en que estoy trabajando.

Sé que tu vida y la mía probablemente son distintas. No estoy diciendo que tienes que ser tan extremo como yo, pero sí te sugiero que comiences a construir suerte viendo cuáles comportamientos físicos y digitales te drenan tontamente a diario.

Quita la mayor cantidad posible de notificaciones que puedas de tu celular. Las hápticas. Las audibles. Las visuales. Si tu ingreso depende de escuchar un sonido porque hiciste una venta en línea y ahora debes actuar, bien, obviamente deja eso andando: te estás entrenando en tener una retroalimentación positiva del dispositivo. Tal vez mi mejor sugerencia en este escenario es que consideres fuertemente invertir en cómo salirte de la ecuación para que tus ventas sigan y tú no tengas que estar pendiente de cada una. Think about it.

Revisar WhatsApp es importante, sí. Hay mensajes que requieren atención. ¿Qué tal si agrupas tu esfuerzo en ello para revisarlo solamente una vez cada hora? Y cuando sea ese momento, te enfocas totalmente en responder bien cada mensaje.

Casi todo lo que hacemos en términos digitales es irrelevante, pero mucho de ello se disfraza para hacernos sentir bien porque nos da la falsa idea de que estamos siendo productivos cuando meramente nos estamos inventando cómo estar más ocupados.

Mi hijo mayor descompuso de forma irresponsable su Huawei moderno. Ahora carga con un iPhone 14 menos 10 que encontró abandonado en algún cajón de mi oficina. En estos meses que ha ido desintoxicándose a la fuerza, ha empezado a programar, diseñar y desarrollar videojuegos viendo tutoriales en su PC y aprendiendo a pelearse con el IDE de diversas piezas de software para conseguir los resultados que quiere ver. Llevo mucho tiempo explicándole que lo más genial de la vida es invertir la ecuación que domina a todo el mundo donde pasamos 95% de nuestro tiempo con la tecnología consumiendo entretenimiento y apenas un 5% creando algo. Hacerlo al revés reconfigura la Matrix a tu favor. La vida lo puso en la encrucijada donde —sin querer, porque así son los adolescentes— tuvo que hacer exactamente eso, ser creativo y productivo la mayor parte del tiempo con las herramientas a su alcance en lugar de estar esclavizado al doomscrolling infinito.

Las grandes posibilidades en todo siempre están al otro lado de estar aburrido, de estar desconectado, de actuar diferente a los demás.

Si hubiese algo genial al otro lado de nuestra adicción a las notificaciones, de nuestro comportamiento normal, ya lo habríamos recibido porque llevamos rato en ello, ¿no crees?

Busca tener suerte por azar. Sigue en eso. No estaría nada mal.

Pero trabaja inexorablemente a diario construyendo tu propia suerte tanto en lo físico como en lo digital.

Sin pena.

Cero dramas.

Enfoque. Ecuanimidad.

La gloria está en el largo plazo.

Disciplina emocional.

Dureza mental.

Sé audaz. Y selo ahora.

—A.

P.D. Hablando de newsletters, dale la oportunidad a la mía. Quiero apostar que los hacks e ideas que te envío gratis a tu e-mail te van a encantar. Suscríbete gratis aquí.

POWERPOINTINITIS

Muchos profesionales no saben presentar sus ideas.

Recitan con cero entusiasmo como niños de escuela primaria 😴

Leen la información que están mostrando en las diapositivas 🤦‍♂️

Vamos a cambiar esto: lo primero es que no hagas cosas así, no le sirven a nadie:

Esa fue una diapositiva real, presentada en una importante reunión militar para la estrategia de USA en Afganistán. Uno de los generales se burló diciendo que ganarían la guerra el día que pudieran entenderla. Parece que nunca lograron descifrarla, por eso perdieron… 

Como regla general, te aconsejo que si lo vas a decir en voz alta, no lo escribas en tu diapositiva. Abandona ese mal hábito de usar PowerPoint para todo. Los pros usan diapositivas, pero podrían explicar de manera genial sin ellas también. Sé así. 

Aquí tienes un ejemplo fantástico de una presentación sin diapositivas:

Y aquí otra:

No estoy diciendo que está mal usar PowerPoint, pero hazlo de manera ganadora, para enfatizar tu idea, para mantener a la audiencia centrada en el tema. En mi caso, me fascina usarlas solamente para anunciar el concepto y desarrollarlo de forma oral.

Como estudiantes, aprendimos supuestamente a hacer presentaciones. Realmente lo único que hacíamos era copiar y pegar información. Luego leíamos íntegramente cada diapositiva. No lleves esta ejecución de bajo desempeño a tu vida profesional.

El novato pasa más tiempo diseñando sus diapositivas que diseñando cómo agregar valor desmedido a su audiencia a través del mensaje que le toca dar. No sé tú, pero he visto miles y miles de diapositivas y ninguna de ellas me ha cambiado la vida. No importan mucho en realidad.

PowerPointinitis es fingir que hiciste algo de valor porque pusiste mucha información en las diapositivas y los participantes fingen que las leen y que les interesa. No sufras esto ni lo promuevas.

Si te invitan a presentar algo, infórmate bien de los detalles. No hay nada más frustrante que desvelarte haciendo cien diapositivas preciosas en un tamaño que no es óptimo para el proyector/pantalla del evento. Por cierto, duerme bien antes de un evento.

Cuando te toque presentar, imagina que estás del otro lado, como oyente. ¿Qué sería lo más poderoso y activable que podrías recibir del presentador? Defínelo y entrega eso a la audiencia.

Este es un buen recurso para que hagas buenas diapositivas (cuando sea necesario):

Si tienes cien personas en tu audiencia y pasas cincuenta minutos leyendo de forma aburrida información de tus diapositivas que podrías haber enviado por e-mail, desperdiciaste 5000 minutos en total que podrían haberse puesto a mejor uso.

Pocas palabras. Gran diseño. Excelente historia. Entonación. Estudia teatro. Sé un personaje interesante al frente. Sé simple y elegante.

Ecuanimidad. Enfoque. Largo plazo.

Sé audaz. Y selo ahora.

—A.