VENTAJAS DE SENTIRTE RIDÍCULO

Mira, yo sé que sentirte ridículo es uno de esos sentimientos que prefieres evitar. Velo así: sentirte ridículo es simplemente algo que tienes asociado en tu mente como un asunto negativo, pero esto no te sirve de nada, es solo tu ego protegiendo tu sensibilidad. No te estoy invitando a que promuevas que otros se burlen de ti solo porque sí, pero sí estoy poniendo en tu radar de consideración que no veas el asunto de sentirte ridículo con esta lente limitante. Mejor visualiza el asunto de manera ganadora.

A partir de ahora, ve en tu mente el sentirte ridículo como la señal clara de que estás intentando algo nuevo. Eso es todo. Esto es muy poderoso porque lejos de sentirte mal porque alguien te acusa de ridículo, entenderás que estás entrenando en algo que te puede dar ventajas.

Casi nadie intenta cosas nuevas ni en lo personal ni en lo profesional. ¿Sabes por qué no? Así es, por no sentirse ridículos, porque su frágil ego no les permite que alguien los ataque con burlas. Cuando dominas el miedo a sentirte ridículo, logras avances increíbles en todo.

En otras palabras, deja de evaluar cada situación de manera simple y limitante estilo «¿van a burlarse de mí?», «¿estoy siendo ridículo?» y pasa a modo alto desempeño donde entiendes que sentirte ridículo es simplemente que tu cuerpo y mente están aprendiendo algo nuevo. Haz un recuento mental ahora y piensa en todas las habilidades que has adquirido en tu vida. En absolutamente todas lucías ridículo y te sentías así al inicio, desde caminar hasta programar. Tu verdadero aprendizaje solo ocurre si te sientes ridículo y torpe en la materia.

Las escuelas y las familias son instituciones que nos blindan ante este sentimiento de sentirnos ridículos, porque nos agrupan con otros que están igual de novatos que nosotros o con quienes nos aplauden nuestros intentos en lugar de burlarse de ellos.

Todo lo que me ha dado ventajas en mi vida ha llegado a través de permitirme ser ridículo: exponer mis ideas abiertamente en internet constantemente ante extraños, pararme al frente de audiencias para hablar de temas que no estudié en la universidad, cosas así.

Todo lo que admiramos fue ridículo en el principio, desde las ideas religiosas hasta el nombre de compañías como Adidas y Google. Piensa que el fútbol profesional son hombres maduros corriendo en ropa cortita y apretada con gestos serios ante algo que es infantil e irrelevante en realidad.

Si ya te convencí de que uses el sentirte ridículo como algo a tu favor, genial. Comienza a aprender nuevas cosas físicas como natación, correr, tenis, etcétera y cosas intelectuales como ruso, física, etcétera. Eso generará el músculo que te conviene.

De nuevo, casi nadie quiere sentirse ridículo: ahí está tu gran oportunidad para hacer dinero, para moverte de forma más acelerada, para conseguir oportunidades que otros ni siquiera contemplan. ¿Y sabes? La gente que hacemos cosas, quienes hemos recorrido parte del camino, no nos vamos a burlar, porque entenderemos tu estrategia, ya que es la misma que hemos aplicado. Se van a burlar aquellos que no saben subir de nivel.

Ecuanimidad. Enfoque. Largo plazo.

Sé audaz. Y selo ahora.

—A.